domingo, 17 de marzo de 2013

CANTRE'R GWAELOD, EL PAÍS PERDIDO DE GALES




Muchas versiones del mismo tema existen para explicar cómo esta área fue reclamada por el mar. Hasta casi el siglo XVII, el país perdido se llamaba Maes Gwyddno (el país de Gwyddno). Esta temprana leyenda trata sobre cómo se ahogó el país cuando la sacerdotisa de las hadas permitió que el agua se derramase. Pero la leyenda que se conoce y se cuenta hoy en día, dice que el país de Cantrer'r Gwaelod, que se extiende unos 20 kilómetros al oeste de la línea de costa actual en lo que hoy en día es Cardigan Bay, y fue gobernado como parte del Reino de Meirionnydd por Gwyddno Garanhir (Longshanks) nacido alrededor del año 520 D.C. 

Se decía que el país era extremadamente fértil, tanto es así que se decía que no había ningún acre que valiese cuatro acres en otro lugar. El problema era que el país dependía de un dique para protegerlo del mar. El dique tenía una esclusa que se abría con la marea baja para drenar el agua de la tierra, y se cerraba mientras la marea regresaba. 

Alrededor del 600 D.C. una noche se levantó una tormenta desde el suroeste conduciendo a la marea viva contra los rompeolas. El vigilante designado, Seithennin, un bebedor empedernido y amigo del Rey, estuvo en una fiesta en el palacio del Rey cerca de Aberystwyth. Algunos dicen que se quedó dormido debido al exceso de vino o que estaba demasiado ocupado divirtiéndose para notar la tormenta y cerró las esclusas.

Las compuertas estaban abiertas y el mar se apresuró a inundar la tierra de Cantref, ahogando a más de 16 pueblos. El Rey y parte de su corte lograron escapar corriendo para salvarse a lo largo de Sarn Cynfelin, Gwyddno y sus seguidores se vieron obligados a dejar las tierras bajas y hacer una vida más pobre en las colinas y valles de Gales. 

Otra versión, más subida de tono, sostiene que Seithennin era un visitante local del Rey, quien, en el momento de la tormenta, estaba intentando distraer amorosamente a la hermosa doncella Mererid, que estaba a cargo de las esclusas. Exitoso en su misión, Mererid fue por tanto incapaz de cerrar las compuertas y la tierra se inundó.

La legenda ha inspirado muchos poemas y canciones a través de los años. El primero que se recuerda se mencionó en el Libro Negro de Carmarthen hace 750 años. El Libro Negro, que fue nombrado así por el color de su unión, fue escrito en 1250 y contiene poemas y material mucho más viejo relacionado con eventos que tuvieron lugar en siglos anteriores, incluyendo un poema sobre Cantrer'r Gwaelod. 

El poema se llama "Boddi Maes Gwyddno", El hundimiento del Reino de Gwyddno, y cuenta la primera versión de la historia donde la doncella Mererid es responsable por permitir el diluvio que inunda el reino. Este poema es uno de los mejores ejemplos de la poesía medieval galesa, caracterizada por  tercetos concisos y libres con rima interna y aliteración.

Cualquiera que sea la versión de la legenda que elijas, se dice que si tú escuchas atentamente puedes escuchar las campanas de la ciudad perdida repicando desde las profundidades del mar, especialmente en las tranquilas mañanas de Domingo, y especialmente si estas en Aberdyfi, que es famosa en la leyenda popular galesa como el lugar más cerca a tierra firme de Cantre'r Gwaelod. La famosa canción "The Bells of Aberdyfi" se hizo popular durante el siglo XVIII en las salas de música y aún sigue siendo popular en los conciertos improvisados en los pubs galeses hoy en día.

Se decía que Cantre'r Gwaelod cubría gran parte de las tierras bajas ahora bajo la Bahía de Cardigan, y muchas características geográficas están conectadas a la leyenda. El Sarnau, una solitaria cadena (de colinas) de varios kilómetros de largo, que corre paralela a la costa, se localiza entre cada una de las cuatro desembocaduras en el norte de la Bahía. La Legenda dice que estas colinas son los restos de las calzadas construidas para dar acceso a tierra firme durante la marea alta, pero que son probablemente el resto de morrenas - formaciones de grava, barro, arena y roca dejadas tras los glaciares derretidos al final de la última Edad de Hielo.

En su "Topographical Dictionary of Wales" (1833), Samuel Lewis recordó otra de las características de la Bahía de Cardigan, que podía verse en las mareas particularmente bajas. Caer-Gwyddno "la fortaleza o palacio de Gwyddno" es una colección de grandes piedras y cantos rodados, siete millas mar adentro, al oeste de  Aberystwyth. ¿Pudo haber sido el palacio real del desafortunado Rey, que andaba de fiesta mientras su reino se inundaba?


Una cosa sí es cierta: las muchas versiones de esta historia están basadas en la pérdida de un área de tierra que una vez fue fértil, pero las diferentes versiones a través de los años debe servir como un indicador valioso del cambio en los valores sociales a lo largo de la historia. La versión anterior advierte de las consecuencias de estar distraído de tu deber por la lujuria, mientras que la leyenda posterior se ha convertido en una fábula promocionando la abstinencia -una elección popular entre los asistentes a la Iglesia Galesa- advirtiendo de las consecuencias de estar bebido.

La leyenda mantiene la historia viva en las mentes de las personas, como lo hacen los nombres adscritos a características geológicas, algunas de las cuales se refieren a personajes de las historias. Si bien no existe duda científica de que las áreas bajo la actual Bahía de Cardigan estuvieron forestadas y probablemente habitadas hace 7000 años, hasta hace poco, estas referencias pueden haber sido la única prueba tenue de la existencia de la Lowland Hundred como una tierra sobre los mares hacia el 600 D.C.

Los avances tecnológicos de hoy en día deben significar que pueden descubrir la localización de Cantre'r Gwaelod. En el 2003, científicos británicos descubrieron una técnica de  exploración que puede crear un mapa de los fondos marinos para identificar donde pudo haber vivido la gente en el mar frente a la actual costa galesa.

Mientras la Bahía de Cardigan es investigada o no, la leyenda de Cantre'r Gwaelod establece firmemente la historia de la tierra perdida de Gales y proporciona una variedad de giros a la historia que celebra y  lamenta la pérdida de Lowland Hundred.